Las últimas investigaciones en el área de cambio organizacional muestran que enfocarse en las fortalezas (lo que nos da energía, vida, aquello que ya hacemos bien) funciona mucho mejor que poner la atención en las debilidades (lo que no funciona). La metodología Appreciative Inquiry (AI) ha generado un gran impacto en las últimas dos décadas, justamente porque actúa como un gran catalizador del potencial positivo de la organización para generar la cultura que necesita y anhela.

Nuestros clientes trabajan centrándose en sus fortalezas, oportunidades, aspiraciones futuras y resultados anhelados.

Facebook-LCPC-Collage (1)

Junto a David L. Cooperrider, en Vermont. Appreciative Inquiry Practitioner Certification.

DCC Logo

logosICF – International Coach Federation member ID: 9082845